The downside of a fun job

maria univision (Large)

Hurricane Maria was a devastating storm and hit Puerto Rico full force. / El Huracán María fue una tormenta devastadora y aplastó a Puerto Rico. Univision

I feel like a fraud. I can’t help it. I know there’s so much I can control and the weather is not one of those things, but as Hurricane Maria was pummeling my homeland of Puerto Rico last September 20th, I was boarding a flight to a beautiful, friendly island out of the hurricane belt.

Yes, I understand that there was nothing I could do from either Miami or where I was going. I just had to sit, wait and eventually see the utter devastation of my country from afar. But I did this while on assignment, supposed to be having fun, exploring and enjoying a destination to be able to relate and share my experience.

*En español abajo

Don’t get me wrong, I feel so blessed to do what I do, but travel writing is still a job. And while some may see it as a glamorous and ‘easy’ way to earn a living, it’s still work.

I write for a variety of outlets including this blog. Sometimes I accept invitations, others I travel at my own expense and I have even explored my own city. The invites are not as easy as getting an email and get ready to pack. Depending on the destination, I have to work on an angle to tell a story. It’s a mortal sin to say to an editor: ‘Hey, got invited to Hawaii, I’ll check it out and report back, k?” I make a pitch to the outlet I consider more appropriate and then I wait. Sometimes that wait turns into rejection and sometimes it involves a 20 email chain for questions and follow ups before I get a green light.

 

Vieques was hardly hit, but I want to remember it like this. It will recover. / Vieques fue severamente afectado, pero prefiero recordarlo así. Se recuperará.

Vieques was hardly hit, but I want to remember it like this. It will recover. / Vieques fue severamente afectado, pero prefiero recordarlo así. Se recuperará.

Then I go to said place and, while I do enjoy myself, I’m always thinking about different approaches, making observations, paying extra attention and taking notes. It is a job.

While my island was experiencing the biggest natural disaster in its history, I was in a luxurious hotel on assignment, but my mind was elsewhere. Had it been a personal trip, I may have curled into a ball, cry and not peel myself away from CNN, while desperately trying to make contact with my loved ones. But instead, I had to put my poker face on, attend meetings and follow an agenda while trying to look like I had it together. (I didn’t)

Why did I go forward with trip? A part of me was hoping the storm would lose strength or divert pass and there’s nothing other than a close call. I also had to honor a commitment to my outlet and my hosts. And I did it for myself, too. As a freelance writer my name is on the line.

People, including my hosts, who knew what was going on in my Puerto Rico, were very kind and understanding, but still, I was there for a job. I wonder if there would have been a difference if instead of being emotionally battered I had fallen physically ill, unable to leave my bed. I wonder if it would have made me feel better if I had a time to ‘mourn’ and process everything as it was happening.

A few summers ago I fell in love with Manati. / Hace unos veranos atrás me enamoré de Manatí.

A few summers ago I fell in love with Manati. / Hace unos veranos atrás me enamoré de Manatí.

All and all, I can’t say I had a bad time. I did laugh, sunbathed and cocktailed, but I do feel I fell a bit short because I wasn’t there 100%. I went thru the motions, did my thing, but I feel it was a bit half-assed and that’s the fraud part: My heart wasn’t into it. I also felt so conflicted, almost deceitful by going on an adventure while my island, my people, suffered… I know I have heard it plenty: “there’s nothing you could’ve done”.

No way to win this one…

If you want to help Puerto Rico’s recovery:/ Si quieres ayudar a la recuperación de Puerto Rico: 
United for Puerto Rico

Hispanic Federation

Lo negativo de tener un trabajo divertido

Me siento como una farsante. No lo puedo evitar. Reconozco que sólo puedo controlar ciertas cosas y el clima no es una de ellas, pero según el Huracán María castigaba a mi Puerto Rico el pasado 20 de septiembre, yo abordaba un avión hacia una hermosa isla ubicada fuera del paso de los huracanes.

Sí, entiendo que no hay nada que pudiera haber hecho desde Miami o mi destino. Sólo podía sentarme a esperar y ver la devastación de mi país a lo lejos. Pero hice esto cuando me encontraba en una asignación, supuesta a divertirme, explorar y disfrutar un destino para luego contar mi historia a través de una nota.

Orocovis will be even greener in no time. / Orocovis reverdecerá.

Before we know it, Orocovis will be even greener. / Orocovis reverdecerá.

No me malinterpretes, me siento dichosa y bendecida de poder hacer lo que hago, pero ser escritora de viajes es un trabajo. Y mientras algunos pueden verlo como una manera glamorosa y ‘fácil’ de ganarse la vida, sigue siendo un trabajo.

Escribo para una variedad de publicaciones, incluyendo este blog. En ocasiones, acepto invitaciones, otras viajo de mi bolsillo y hasta me dedico a explorar mi ciudad. Las invitaciones no son tan fáciles como recibir un correo y empacar. Dependiendo del destino, trabajo en un ángulo para contar una historia. Es pecado mortal decirle a un editor: “Me invitaron a Hawái. Voy, lo chequeo y me reporto, ¿ok?”. Hago una propuesta a la publicación que considera más apropiada y… espero. Algunas veces esa espera se convierte en rechazo y en otras ocasiones, involucra una cadena de 20 emails para preguntas y seguimiento antes de obtener la luz verde.

Luego, voy a ese lugar y – mientras que sí disfruto, siempre estoy pensando en diferentes enfoques, haciendo observaciones, prestando extra atención y tomando notas. Es un trabajo.

La Rogativa, Old San Juan

La Rogativa, Old San Juan

Mientras mi isla estaba experimentando el peor desastre natural de su historia, yo estaba en un hotel de lujo en asignación, pero mi mente estaba en otra parte. Si hubiera sido un viaje personal, de seguro me hubiera metido entre las sábanas llorando sin despegarme de CNN, mientras trataba desesperadamente de hacer contacto con mis seres queridos. Pero, en lugar de hacer esto, puse mi cara de póker, asistí a citas y seguí mi agenda tratando de lucir como que estaba bajo control. (No era el caso)

Las personas, incluyendo mis anfitriones, que sabían lo que estaba pasando en Puerto Rico fueron muy amables y comprensivas conmigo, pero yo estaba ahí para un trabajo. Me pregunto si habría una diferencia si en lugar de estar emocionalmente abatida, me hubiera enfermado sin poder dejar la cama. Me pregunto si me hubiera sentido mejor el poder estar “de luto” y procesar todo mientras sucedía.

¿Por qué seguí adelante con este viaje? Por un lado esperaba que la tormenta perdiera intensidad o cambiara de rumbo y no fuera más que otro por poco. También tenía que honrar mi compromiso con la publicación y mis anfitriones. Y lo hice por mí. Como escritora freelance mi nombre estaba en juego.

 

Sundowns are enchanting in Rincon. / Los atardeceres son encantadores en Rincón.

Sundowns are enchanting in Rincon. / Los atardeceres son encantadores en Rincón.

Después de todo no puedo decir que la pasé mal-mal. Me reí, tomé sol y disfruté cocteles, pero siento que nunca estuve ahí 100%. Cumplí, hice lo mío, pero pienso que me quedé corta y ahí va lo de farsante: mi corazón no estaba ahí conmigo. Sentí mucho conflicto, casi decepción al irme de aventura mientras mi isla, mi gente sufría… ya sé, lo he escuchado bastante: “no hay nada que yo pudiera haber hecho”.

Esta no hay forma de ganarla…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

6 comments on “The downside of a fun job”

  1. Zory Rivera dice:

    Te entiendo porque estuve en una situación similar. Sigo con el corazón destruido porque siento que si viajo a la isla puedo dar la mano, físicamente hablando. Pero sabes, desde este lado del charco lo estoy haciendo, envío cajitas con provisiones, comparto información valiosa por las redes sociales, leí cientos de comentarios para proveer información de ciertos pueblos a familiares que no leen en español, he servido de medio de comunicación entre personas en la isla que no coinciden cuando consiguen señal y para recaudar ayuda a un hogar de niños, he sido oído para aquellos que necesitan desahogo. Y desde el 20 de septiembre, cuando vi que no era un “por poco”, no he dejado de orar.
    No te sientas como una falsante, todos tenemos responsabilidades. Lo importante es como ponemos nuestro granito de arena para levantar a PR o al menos aliviar el dolor de algún hermano boricua.

    1. Sra. Valija dice:

      Gracias por tus lindas palabras. Ha sido una situación muy dura. No he tenido mucho éxito enviando paquetitos, pero trato de ayudar compartiendo información. Siento que estaré más tranquila cuando mis padres puedan visitar y constatar yo misma que están bien. Un abrazo, Y.

  2. Sometimes all we can do is put one foot in front of the other to keep from falling apart. Thank you for sharing your experience.

    1. Sra. Valija dice:

      yeah, there’s nothing else I could do… still struggling with it, tho.

  3. Laura Sgroi dice:

    Hola amiga,
    Aunque no te escribí durante estos días, he estado pensando mucho en ustedes. Tremenda experiencia, tu esfuerzo dice mucho de tu responsabilidad y profesionalismo.
    Abrazote,
    Laura

    1. Sra. Valija dice:

      Gracias por tus palabras… No ha sido fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *