Arthur Hanlon y su viaje musical

"Viajero" es un viaje por la música latina. Sony Latin

«Viajero» es un viaje por la música latina. Sony Latin

Siempre he pensado que un viaje tiene una banda sonora. Me gusta sintonizar la radio cuando llego a un lugar y descubrir qué está sonando y, sin falta, hay una tonada, o varias, que define esa experiencia. Al retorno a casa, cada vez que escucho esa melodía me transporto a ese lugar. ¿Pero qué tal un soundtrack que te lleva de viaje sin maleta?

“Viajero”, el disco más reciente de Arthur Hanlon, lo llevó en un extenso viaje a explorar la música latina y diversos países. Desde México a Portugal, el hombre de origen estadounidense enamorado de los sonidos latinos no se limitó a explorar nuevos ritmos en un estudio de grabación, él quiso conocer compositores y el origen de los que ya no están. Exploró los recovecos de las ciudades, disfrutó la comida autóctona de cada lugar y compartió con los locales.

Hanlon acompaña este CD con un interesante DVD de su experiencia que dio inicio en su hogar de Miami explorando la Pequeña Habana y lo llevó por Colombia, Brasil, Argentina, México, Portugal, España e Italia. Además de disfrutar nuevas experiencias musicales, también adquirió algunos tips para todos los viajeros que ahora comparte.

¿Hubo algún país nuevo para ti en esta experiencia? ¿Cuál fue tu favorito?

Nunca había ido a Brasil, fue una experiencia interesante. Tras una semana en Argentina llegué a Rio de Janeiro con mi pasaporte gringo y me deportaron. Fallé en sacar una visa. Regresé a Miami y agarré mi pasaporte colombiano y pude regresar… ¿Favorito? Es imposible señalar uno. Es imposible, cada país tiene su swing y su magia, su encanto. En México me encanta la comida, el mole. En Colombia fuimos a la costa del Caribe y hablé con Carlos Vives y hablamos del vallenato, la pasta en Italia fue algo demasiado rico…

Tu mayor instrumento de trabajo, el piano, es muy difícil de empacar. ¿Cómo haces?

Los pianos realmente son como la gente, tienen su personalidad. Me encantaría llevar mi piano. Decidimos llegar con tiempo adicional para escoger el piano correcto. Tengo algunas marcas que favorezco, pero siempre tengo que probarlos.

– ¿Cómo te preparas para cada viaje?

Aprendí mucho más que de música en este viaje. Hay que empacar muy liviano, muy organizado, normalmente si voy a tocar en L.A. tiro las cosas en mi maleta y ya. Con tantos países teníamos que organizarme muy bien.

– ¿Cuál es tu estrategia para ‘sobrevivir’ el aeropuerto y pasar las líneas de seguridad?

Tengo mi app de aviones, para saber el estatus de los vuelos, y la acreditación de TSA en los Estados Unidos, pero a veces es peor que la línea normal, especialmente al salir de Miami.

– ¿Cuáles gadgets siempre te acompañan al viajar?

Teléfono y mi iPad. Llego directo al hotel y me conecto al wifi, recargo el teléfono y mi cuerpo, descansando y tomando mucha agua antes de comenzar a trabajar.

– No puedo viajar sin…

Pasaporte, billetera y teléfono, si tengo esas tres cosas, el resto lo puedo comprar.

– Truco para empacar.

Concentrarme y organizar.

– ¿Sueles combinar viajes de trabajo con diversión?

En este proyecto el plan era trabajar y trabajar, pero decidimos dejar dos días para disfrutar. Veíamos cosas muy interesantes en el camino a las que a veces regresábamos. Cuando acabamos en Brasil, nos quedamos un día entero en Copacabana.

– Tras tanto viaje por trabajo, al momento de vacacionar, ¿qué prefieres hacer?

Las ciudades me fascinan. Tengo el mar y el sol en Miami, tengo preferencia por las metrópolis y las montañas al pasear por placer. Roma me pareció espectacular y Nueva York me fascina.

– Historia de viaje (placer o trabajo) favorita.

Una visita a Irlanda porque mis padres son de ahí. Hice una gira con Laura Pausini y decidí ir a Irlanda pensando que no tocaría nada. Pero terminé tocando todas las noches, en improvisados jam sessions en los bares y los pubs. ‘Tenemos músicos a las 9’, me decían y, entre una cosa y otra, y mucha cerveza, me ponía a tocar y era espectacular. Mis padres tenían mucha música en la casa, así que crecí escuchando de todo. Llegamos a Dublín y nos dirigimos al norte, de donde eran mis abuelos, en Donegal. Hay muchos pubs y tascas y tierra espectacular. Mucha naturaleza y mucha música.

– ¿Qué lugar mueres por visitar?

Algunos países del este de Europa, Praga me parece espectacular. (Al parecer un favorito de los famosos).

Este es el recorrido musical de Arthur Hanlon, sin duda un viaje de esos tipo bucket list:

México – Somos novios y Huapango
Cuba – Siboney
Argentina – Alfonsina y el mar y Oblivion
Colombia – Me llamo cumbia
Brasil –  Manha de Carnaval
Portugal – Cancao do Mar
España – Entre dos aguas
Italia – Un Giorno Per Noi

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One comment on “Arthur Hanlon y su viaje musical”

  1. Maria Rojas dice:

    Found very interesting the story. Muy buena

Responder a Maria Rojas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *