Dunedin, un pueblo de a perros

2015092522315600(1)_0_o

La playa en Honeymoon Island es invitante tanto para los canes como para sus humanos.

Qué emoción, nos íbamos de playa. Todos. Ya al Señor Mombacho le tocaba un paseo y elegimos un paraje pensando en el que nuestro puppy pudiera estar a sus anchas con agua cristalina y poco profunda. Tengo un trabajo muy divertido, no sólo visito lugares interesantes, también tengo el privilegio de compartir mis experiencias. La mayor traba a la hora de alzar vuelo es dejar a nuestra mascota, me parte el corazón, por lo que con cierta frecuencia trato de llevarlo con nosotros para que viva su propia aventura.

Como montarlo en la panza de un avión no es opción, nos limitamos a road trips, pero la Florida ofrece muchas alternativas para las mascotas y sus humanos, aunque nunca me había topado con un lugar tan perruno como Dunedin, en la costa del Golfo de México.

Dunedin la casa de Honeymoon Island, que entre sus playas cuenta con una dedicada a las mascotas. Cuando enfilamos a este pueblito de la costa oeste de Florida pensábamos que Mombi iba con nosotros, pero resulta que por esas partes los perritos tienen prioridad sobre los humanos.

momba_0_o

Mombacho jugó solo, en compañía y no podía creer todo el espacio que tenía para correr.

Los sábados la playa al extremo sur de la isla es el lugar de reunión para los bañistas de cuatro patas. Los hay grandes y chiquitos, aventados y tímidos. A Mombi le duró poco lo introvertido y rápido se dedicó a dar brincos en la orilla, porque nadar en lo hondo – como su dueña – no es lo suyo. Era fácil darse cuenta cuáles eran los perros locales y los que tenían pases de un día, como el nuestro. Algunos estaban muy cool bajo el sol, mientras que otros no sabían qué hacer con tanto espacio abierto, la arena y el agua. Las playas de esta región tienen un encanto especial, con su blanca arena fina y prácticamente orilla infinita, pero el poder compartirlas con Mombi es un plus.

20150926112250(2)_0_o
Mombi es un perro playero y se siente más relax en el agua.

Todo dueño de perro agradecerá la ubicación de esta playa. La mayoría a las que he llevado a Mombacho son pegadas a la carretera y de arena muy estrecha. Aquí los canes disfrutan de una playa y campos amplios, se bajan y suben de los autos con mucha seguridad porque hasta el perro mejor portado puede tener un ‘momento’ en el que salga disparado corriendo y arriesgarse a recibir un golpe. Hasta en las afueras de la playa hay duchas para remover el agua salada de sus cuerpos peludos. Claro, existen reglas, los perritos siempre tienen que estar atados a sus correas, es necesario limpiar tras ellos e intervenir si es buscapleitos. Lo cierto es que nunca había tenido una experiencia playera perruna tan agradable.

momba2_0_o
Con mi perrito suelo explorar por las mañanas, cuando Dunedin estaba durmiendo todavía y pude mirar sus murales y tiendas a las que luego regresaría.

Mombacho hizo amigos y brincó y jugó y nosotros hicimos lo mejor por seguirle el ritmo. A la hora del almuerzo nos acercamos a Café Honeymoon donde disfrutamos de un rico almuerzo de tacos de dorado ultra frescos. Mombi justo a nuestro lado con una cubeta de agua helada.

Nosotros también disfrutamos. El agua tranquila invita a la natación, kayak y surf de remo. Muchos botes se reúnen en el sandbar y el un verdadero día familiar que incluye a los miembros de cuatro patas. Con Mombi rendido por la actividad nos dirigimos de regreso al downtown.

20150926082507(2)_0_o
Este es el mural principal con el que Dunedin se establece como Dogedin.

Dunedin, a 20 millas de Tampa, realmente es otra cosa. Con decir que muchos lo apodan Dogedin, porque ahí dogs rule. Los perros son tratados a cuerpo de rey, la mayoría de los lugares los reciben y hay murales dedicados a las mascotas más ilustres de la ciudad.

El lugar consiguió fascinarme porque parece un sleepy pueblito costero de la Florida, pero en realidad cuenta con muchas opciones de entretenimiento. No estoy hablando de estiletes y clubes con bouncers, sino buenos restaurantes, música y lounges. Aquí no existen cadenas nacionales de café ni de otra cosa, todos los comercios son al estilo mom & pop. No hubo quien moviera a Mombacho de su camita en el Best Western Plus, que acomoda a mascotas, por lo que nos dedicamos a explorar las opciones nocturnas por nuestra cuenta caminando pocas cuadras desde el hotel hasta el downtown.

picmonkeycollage_0_o
Los humanos de Mombi se dedicaron a explorar las ofertas nocturnas como la margarita de Casa Tina, la cerveza IPA en Dunedin Brewery y el trago especial de la noche de The Living Room.

Casa Tina es un restaurante mexicano que es también una institución. El popular punto de reunión sirve comida mexicana, excelentes margaritas y un buen rato con intervenciones de acróbatas y otro entretenimiento en diferentes puntos de la noche. Más adelante está The Living Room, con un ambiente más sofisticado e increíble menú de cocteles. Entre sus ofertas hay un platillo especial para los canes e hicimos nota de regresar con Mombi.

20150926175302(2)_0_o
Amenazaba con llover y nos dirigimos a la cervecería, donde muchos tratarían de adivinar la raza de Mombacho.

La movida en Dunedin se concentra mayormente en su cervecería, la más antigua de Florida (¡1995!), Dunedin Brewery. Durante los fines de semana hay música en vivo y, como en todo lugar donde la cerveza artesanal fluye, la gente es muy relajada y está con ganas de divertirse. Ahí regresamos la siguiente tarde a disfrutar de un ligero y delicioso lunch. Siempre me maravilla lo fácil que es hacer amigos en la compañía de un perrito. Aunque en Dunedin nos topamos con gente muy amable en general, cuando estamos en compañía de Mombacho muchos se nos acercan, usualmente maravillados porque este ejemplar es rescatado y no tenemos idea qué raza es, es el mejor rompe hielo.

20150926082854(2)_0_o
La mayoría de las paredes del downtown están cubiertas de retratos de mascotas.
A la verdad que este perrito debería estar haciendo comerciales.

Este es un pueblo al que definitivamente tengo que regresar. No sólo recibe y trata a mi mascota como un miembro de mi familia – que lo es – ofrece diversión y un paso diferente para los adultos.

Los atardeceres son de encanto también y los amaneceres que vi en compañía de Mombi también.

20150926072356_0_o

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comments on “Dunedin, un pueblo de a perros”

  1. Mandy dice:

    I’m from Dunedin! This post will be one of my homework assignments to translate.

    1. Sra. Valija dice:

      I LOVED Dunedin! Can’t wait to go back!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *