El sabor de Wynwood

undefined

Gina fue la encargada de llevarnos en un viaje de sabor y conocimiento de Wynwood.

En ocasiones la cercanía afecta la perspectiva. Wynwood es un barrio que he visto convertirse en el lugar it en mi tiempo en Miami. El área por la que muchos miamenses no se atrevían a manejar durante el día hace una década se ha transformado en un centro cultural, gastronómico y artístico en los pasados cinco años.

Esta es un sector que frecuento y pensaba conocía bien cuando me uní a un tour culinario por la iniciativa de South Florida Bloggers. Hasta llegué a pensar que podría asistir a la guía con mi supuesto conocimiento de la zona, pero resulta que no estaba tan familiarizada con lo que considero mi grown up playground y reconfirmé que no hay mejor manera de aprender que hitting the pavement y disfrutando un (o varios) buen bocado. Para mi sorpresa el grupo estaba compuesto por residentes del Sur de la Florida hambrientos – literalmente – por descubrir un poco más de este vecindario a través del divertido, informativo y delicioso Miami Culinary Tours.

undefined

La colorida pared que da la bienvenida a los Walls no cambia. El homenaje a las madres y
mujeres podría ser remplazado en la próxima temporada del show Art Basel.

undefined

La guía nos encontró con puntualidad en Wynwood Walls, casa de hermosos murales, y lo que podría considerarse el corazón del área. La charla comenzó con una explicación de los mismos. Nunca me había fijado que el tema de un segmento de muestras de arte público era la mujer: artistas femeninas que crearon estampas que representan el género. Después que nuestra guía Gina lo compartió ¡parecía tan obvio! El desarrollador Tony Goldman fue persona clave en el boom de Wynwood y, entre muchos de sus proyectos, él quiso que un restaurante fuera el ancla de la zona, por lo que Wynwood Kitchen and Bar, enmarcado por los Walls, fue el inicio de este recorrido de sabores.

undefined

¡Que vivan las frituras! Estos tequenos, maduros y empanada de pollo fueron el delicioso comienzo del tour, acompañado por una cervecita, por supuesto. Foto cortesía de Miami Culinary Tours

El arte es el eje central del restaurante y es muy estimulante disfrutar buena comida rodeados de obras llamativas tanto dentro del local como en la terraza donde nos ubicamos. El surtido de empanada de ropa vieja de pollo con salsa de cilantro, el tequeño con salsa de mostaza y los maduros fritos con crema fue un gran comienzo. Estos staples de la comida latina fueron elevados por el chef Miguel Aguilar y las innovadoras salsas con los que las combinó. El acompañamiento ideal para esta fritanga fue una probada de La Rubia, la IPA de Wynwood Brewing Company.

undefined

He visitado muchas veces y fue impresionante conocer las historias de los artistas tras estas obras y sus métodos.
Ni sospechaba que el rostro, abajo, en uno de los Wynwood Doors es tallado en cemento y lo he visto mil veces.

undefined

Entre las cinco paradas culinarias, visitamos galerías que ni sospechaba existían y recibimos información de trasfondo de las expresiones de arte urbano presentes a cada vuelta y de sus creadores. La zona transformó sus sobrios almacenes en increíbles lienzos y hasta las aceras son utilizadas como medios de expresión con mensajes de aliento salpicados por doquier.

undefined

No soy fan de las aceitunas, pero este tartine de Mmmm estuvo delicioso.

El tartine, sándwich abierto, con rúcula, alcachofas y aceitunas fue refrescante tras una caminata bajo el candente sol. Mmmm es un restaurante al que sin duda voy a prestar mayor atención por su menú de ofertas ligeras, pero elaboradas. La heladera con las delicias de Azúcar, mantecado al estilo cubano con sabores como Café con Leche y Abuela María con un local en la Pequeña Habana, es un gran atractivo. El lugar cuenta con un lindo patio exterior que cuando estas temperaturas altas den una tregua, voy a visitar.

undefined

El slider de costillas en melaza fue uno de mis favoritos y ni hablar del tuna tartare, una combinación inusual que funciona.

R House es un restaurante que dobla como galería de arte que considero más refinado que la vibra hípster que domina en el resto de Wynwood. Este es el lugar ideal para un first date, ocasión especial o disfrutar copas con amigos. Esta es otra terraza en mi lista de pendientes. La atmósfera es elegante, pero relajada. Aquí nos deleitamos con sliders de short rib cocinados a fuego lento en melaza con pan de baguette. Un wonton con tuna tartare con salsa wasabi fue el complemento perfecto.

undefined

El cerdo desmenuzado en su esplendor antes de cubrirlo con la salsa de vinagre de la casa.

Próximo: Pride & Joy BBQ. Este lugar llenó una necesidad por BBQ al estilo sureño en esta zona. El interior es rústico con mucha madera e iluminación prácticamente gracias a sus muchos letreros de neón. Una vibra muy jovial y casual, pero la comida se toma muy en serio. El restaurante cuenta con sus propios hornos para ahumar carne que están en funcionamiento todo el tiempo, por lo que desde que se dobla la esquina para llegar al lugar ese es el aroma que te recibe. Una generosa porción de pulled pork, cerdo desmenuzado cocinado a fuego lento, sobre un Texas toast fue el manjar que probamos, las salsas de la casa dan el toque especial a esta confección.

undefined

El key lime pie de Fireman Derek’s es uno de sus postres más populares. Foto cortesía de Miami Culinary Tours.
El pequeño local guarda la tendencia de la zona del arte público con una divertida y colorida fachada.

20150919142030(2)_0_o

La conclusión del tour fue dulce. La caminata más corta del recorrido fue hasta Fireman Derek’s Bake Shop, vecino de Pride & Joy. Derek es un bombero que horneaba como hobby – además de cocinar en la estación en la que trabaja – cuando sus confecciones comenzaron a ganar concursos decidió establecer un bake shop. El key lime pie es uno de sus postres más populares y se llama Crack Pipe porque es adictivo. Este postre tan distintivo de la Florida puede pecar de ser muy dulce, pero Derek’s tiene la cantidad necesaria de azúcar sin empalagar, la corteza es perfección. El local es pequeño, pero encierra enormes sabores de cheesecakes, pasteles y galletas.

Esta fue una gran experiencia. Había visitado todos los lugares, pero probé cosas diferentes en cada uno y me enteré de otros detalles e historia. Fue un día caluroso y pegajoso – el otoño no ha dado señales de vida por aquí – pero el ritmo de la caminata fue tal que no nos derretimos, un sombrero y abanico son buenos accesorios para llevar en tu tour, además del calzado más cómodo en tu armario. Nuestra guía Gina estaba muy bien preparada con la energía y el carisma necesario para mantener la atención del variado grupo. Es una actividad perfecta para traer visitantes o hasta asistir como para crear comunidad y descubrir nuevos lugares.

undefined

Roberto Clemente, astro del béisbol boricua, tiene calles y murales dedicados a su memoria por ‘las otras calles de Wynwood’.

Wynwood es especial para mí. Sí es donde salgo a divertirme, pero el área podría ser la definición de visión y resurgir, de lo que se logra cuando se quiere. También conocido como El Barrio, este es el lugar a donde muchos puertorriqueños inmigraron durante los años 50 para forjarse mejor vida y todavía hay calles con nombres en español, restaurantes y mercaditos con productos y la influencia de la isla.

*Además de Wynwood, Miami Culinary Tours también cubre las áreas de Little Havana y South Beach.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *