Escapada a los Florida Keys rapidita

20150912192815_0_o
Tan sólo los atardeceres en los Keys merecen la pena un viajecito.

Muchas veces pienso en la expresión turismo interno. En Puerto Rico la escuchaba con frecuencia como parte de los acertados esfuerzos de la compañía de turismo que los boricuas apoyáramos y descubriéramos lo local. No puedo decir que Florida no tiene campañas similares, pero entre visitar – Visit Florida – y turistear hay una diferencia, ya que siento que el segundo conlleva más aventura y exploración. Oh well, semantics.

Cuando no estoy montada en un avión, me monto en mi auto y descubro rincones de Miami. En otras ocasiones me subo al bote capitaneado por Mr. Backpack y disfruto Miami… desde el agua. Pero decidimos aventurarnos más allá de los confines de la bahía y dirigirnos hasta Tavernier, parte de los Florida Keys.

20150912120359_0_o

En Miami llovería, pero el sol nos esperaba en los Cayos. El Freedom Tower se alza al fondo,
la American Airlines Arena y los nuevos y lujosos condominios conviven en el mismo espacio.

En una ciudad que a veces parece definida por su fastidioso tráfico, el poder desplegarse por el agua a velocidad es un verdadero lujo. Nuestro trayecto nos llevó desde el norte de downtown. Es una delicia ver sus edificios descriptivos como el Freedom Tower, otros nuevos y cómo la ciudad ha cambiado. Pasar por Miami River siempre me da deseos de desviarme porque ese cuerpo de agua merece su propio post. Una vez cruzamos el Puente Rickenbacker de Key Biscayne se aflojan los motores en realidad y es rumbo directo hasta los Cayos.

20150912133728_0_o

Hay varios puntos de interés y pensamos que sería cool detenernos en Boca Chita – aunque un pasajero realmente quería ver los baños de agua salada – pero un ejército de mosquitos descendió sobre nosotros. El Servicio Nacional de Parques debería considerar renombrarlo Mosquito Key, esos insectos parecían vampiros por su tamaño y agresividad. Pero eso no nos arruinó el viaje.

tacos_0_o

Tacos de mahi mahi frescos. Lo messy los hace más ricos.

La hora del almuerzo nos agarró en Key Largo tras pasar Car Sound y Jewfish Creek. En los Cayos de la Florida es prácticamente un pecado no ordenar pescado fresco. Y si viene en forma de taco, con mayor razón.

20150912190957_0_o

Aaaah, sunsets in the Keys.

20150912191737_0_o

Hicimos varias paradas, vimos un delfín aquí y allá, esperamos sobre las aguas del Golfo de México el show del atardecer. Tuvo varias facetas y cada una más bonita que la otra. Nos tocó pernoctar, pero temprano al día siguiente para salir a esnórquel. Nuestras intenciones poco tuvieron que ver con el bravío mar que rápidamente se encargó de acabar con la determinación de la mitad de los tripulantes por su oleaje en las afueras del Parque Estatal John Pennekamp.

20150913121722_0_o

El oleaje tenía otros planes que dejarnos explorar la vida marina del arrecife Molasses.

Tras otra dosis de tacos de atún fresco, emprendimos el regreso a Miami. Los regresos son más complicados, no es el mismo ímpetu de la ida y tener la panza llena no ayudó. Pero nos detuvimos en nuestro paraje favorito en nuestro lado de la Bahía Biscayne: Stiltsville.

20150719132253_0_o

Stiltsville, otro post en ciernes, es un punto favorito en la Bahía Biscayne.

Mi capitán es muy entendido y notó que las tormentas que habíamos logrado evitar todo el fin de semana se acercaban. Emprendimos regreso no sin antes ver una manifestación de la naturaleza: un waterspout, o tifón en buen español.

20150913163728_0_o

Miramos este fenómeno a una segura distancia.

Miré hacia atrás y vi una línea blanca, pero no era una línea sino un cúmulo de agua y condensación. Esa columna se volvió más fuerte y se movió hacia la playa en Key Biscayne. No vi en el noticiario que alguien fuera afectado, por lo que me atrevo a llamarlo un verdadero espectáculo.

Me encanta viajar, pero aprecio de la misma manera el turismo interno… por el agua.

20150912185651_0_o

Say cheese! Parte de la tripulación, listos para hacerlo otra vez.

Backpack o valija: La pregunta sobra, backpack. Lo liberador de los Keys es que todo vale. Son días de bronceado y cero maquillaje, pelo alborotado por la brisa, al menos para mí. Trusa, shorts y chancletas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *