Tips para manejar el mal de altura

denve_0_o

La línea del horizonte de Denver con las Montañas Rocosas de fondo. vía denver.org

Denver es conocida como la Mile High City – la Ciudad a Una Milla de Altura – y no se trata de un eufemismo, es realmente una milla sobre el nivel del mar. El aire es más fino y seco, más allá de quienes buscan esquí de primera y actividades al aire libre, muchas personas con problemas respiratorios se mudan aquí.

Pero el mal de altura, o mal de montaña, es una realidad y quienes vivimos al nivel del mar podemos ser susceptibles al mismo. La falta de adaptación del organismo a las alturas puede provocar una variedad de síntomas. En lo personal, sentí agotamiento y un leve dolor de cabeza, pero otras personas pueden sufrir de trastornos al dormir, náuseas y vómitos, problemas digestivos y agitación, entre otros.

Estos son algunos tips para disfrutar al máximo sin ‘perder la cabeza’.

Hidrátate
Antes de enfilar hacia Colorado y mientras se está ahí es muy importante consumir mucha agua, lo que los expertos consideran la mejor manera de adaptarse a la altitud. La baja humedad en Colorado demanda que consumas al menos el doble del agua que acostumbras.

Controla tu consumo de alcohol
En una ciudad de más de 100 micro cervecerías y excelentes lugares para après-ski alrededor del estado parece un consejo cruel controlar el consumo el alcohol. Pero a veces no es necesario el control, porque el mismo cuerpo se encarga de ir más despacito. No es secreto que en este espacio apreciamos un buen coctel, pero me quedé por probar muchas de las atractivas ofertas en lugares como Acorn y Green Russell. Por su aire tan fino y seco el alcohol pega con más fuerza en Denver que al nivel del mar y su efecto es mayor.

Consume alimentos altos en potasio
Es importante comer alimentos altos en potasio como plátanos, aguacate, cantalupo, apio, ¡chocolate!, papas y frutas secas, entre otros, para reponer electrolitos al balancear el consumo de sal.

Cautela con la actividad física
Es fácil sentirse falto de aire tras una caminata vigorosa no importa que en casa hagas Crossfit religiosamente. Al igual que con el alcohol, los efectos del ejercicio son más intensos aquí, por lo que lo debes tomar con calma.

Protégete del sol
La altitud hace ver el cielo más azul en Colorado y el sol se siente más fuerte. Es más, hay un 25% menos protección del sol, por lo que el filtro solar es obligatorio. Denver disfruta de unos 300 días de sol al año (más que en San Diego y ¡Miami!). Aún en el invierno hay que cargar con gafas de sol, bloqueador solar y protección para los labios.

Vestir en capas
Si vas a visitar Denver, es muy importante estar pendiente al pronóstico del tiempo para que puedas empacar propiamente. Aquí la temperatura puede fluctuar bastante, pero como Denver está tan cercano al sol, es más calientito durante el día, pero puede enfriarse mucho al caer la noche.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *