Un año de riquezas

20140726063513_1_o

Un amanecer en la costa del Golfo de México en Bradenton, Florida.

Este estaba supuesto a ser el último post de 2014, pero es el primero del 2015. Entre visitas inesperadas durante la temporada navideña – claro, debería suponer que todos quieren pasar inviernos soleados en Miami – y un molestoso catarro que ignoré mientras hacía lo imposible por disfrutar los cómodamente calurosos días de final de año, con mi deseo de vivir como rock star no pude escribir estas palabras.

Rendida por mi catarro tuve bastante tiempo para reflexionar en los viajes del pasado año y comenzar a tramar para el 2015. El 2014 fue un año de más viajes, mucha aventura, algunas primeras veces y mucho descubrimiento. Hice viajes en auto y en otras, crucé el Atlántico. También me fui de paseo con un perrito.

No tengo un paradero definido, soy tan feliz y me siento tan de viaje visitando una playa a pocas horas de Miami como emprendiendo largos trayectos y visitando otras costas. No pienso que mis credenciales se beneficien de visitar los lugares más apartados o recónditos, tampoco de ir a un lugar con lengua extraña. Mi habilidad para sorprenderme y encontrar algo bueno, divertido e incomparable en los lugares que visito es mi mayor fuerte. Hasta en mi casa de Miami puedo descubrir cosas a diario y no es un secreto que me doy la gran vida aquí.

Aunque me gustaría ser más consistente en este sitio, no es tan fácil viajar y escribir, ser esposa y tener un hogar. Compromisos profesionales también me impiden colgar un post con un giro personal de mis aventuras hasta que no publique en otro medio, pero eso es otro asunto. Agradezco el tiempo, la atención y el que pienses que tengo algo que compartir cada vez que salgo con mi backpack o valija. Si te interesa, es más fácil seguirme la pista por aquí.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *