Empacar para el esquí facilito

dsc0112_0_o

Bajo toda esa ropa hay una mujer del Caribe que quiere aprender esquí.

En varias ocasiones he reiterado que me considero una diva del empaque… siempre y cuando me dirija a un lugar de calor. Cuando se trata de empacar para clima frío, mi cerebro se congela – literalmente – y quiero cargar con todos los suéteres y abrigos en mi propiedad.

Aunque las benditas capas funcionan de maravillas en muchas circunstancias, para esquiar no tanto, como me di cuenta al ir a Aspen para mi primera lección de esquiar. El esquí requiere ropa y equipo específicos y no sólo rompería el banco adquiriendo los pantalones y chaquetas para la nieve, camperas polares, medias para los esquís y etc., sino que acabaría facturando maletas y hasta pagando sobrecargo.

Por supuesto, para los novatos y hasta para los expertos, el alquiler de esquís, bastones y botas es bastante común en los resorts. Pero compañías como Suit Yourself logran la difícil combinación de ahorrar y no sólo dinero, sino tiempo y esfuerzo, lo que en mi diccionario significa un lujo.

El proceso es facilito, antes del viaje uno comunica las necesidades y las tallas. Como Lorenzo ofrece servicio de puerta a puerta, recién llegados a St. Regis Aspen lo llamamos y en menos de una hora nuestro equipo estaba con nosotros. Toda la ropa estaba en excelentes condiciones y muy limpia. Hasta llegué a pensar que gente sólo las vistió para après-ski porque parecían nuevos. Detalles como guantes y gafas protectoras están incluidos en el inventario, los que aprovechamos. Sólo cargamos con la ropa interior termal, porque no hay que exagerar. Lorenzo tuvo la gentileza y el buen ojo de coordinarnos muy bien.

dsc0128_0_o
El Señor Backpack listo de pies a cabeza para esquiar la Montaña Aspen. Junto a la instructora Kate Howe, en su uniforme.

El arrendamiento de la indumentaria entera para un día ronda los $100 y, mientras más días, mejor la tarifa. Este servicio es ideal para los novatos que dudan en invertir en algo que tal vez no persigan y para las familias con niños, por los estirones que estos suelen darse entre temporadas. También para los vagos, o cómodos, que no quieren cargar enormes bultos ni poblar sus armarios con ropa que sólo utilizan una vez al año.

Para mí el servicio de puerta a puerta endulzó mucho el asunto. Después de utilizar mi ropita para esquiar, Lorenzo regresó y la buscó. Ah, y no fue necesario facturar maletas, my carry-on fue suficiente (aunque haya hecho trampa).

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One comment on “Empacar para el esquí facilito”

  1. Priest dice:

    That’s 2 clever by half and 2×2 clever 4 me. Thaksn!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *