Visita un parque de béisbol, conoce una ciudad

20140425160449_0_o
Este es el nuevo centro de entretenimiento vinculado al Estadio Busch y los Cardenales.

No es secreto que en Backpack o Valija somos fans del béisbol. Los Cardenales son un favorito. Una visita a St. Louis no está completa sin asistir a un juego de los Red Birds. Aun si no eres fan del béisbol hay mucho por ver y hacer durante un partido. La lealtad y fanatismo a la franquicia de las Grandes Ligas que data de 1900 – con ese nombre al menos, pero sus orígenes se remontan a 1882 – es digna de experimentarse.

Aunque las puertas del Busch Stadium abren dos horas antes del primer lanzamiento, desde temprano se pueden observar fans de todas las edades con los colores de su equipo por los alrededores. St. Louis ama a sus Cardenales ganen o pierdan.

20140425160541_0_o
El pastel de cumpleaños a lo Red Bird por el 250 aniversario de la ciudad en las afueras del estadio.

Claro, la ubicación del nuevo estadio que fue erigido en 2006 es justo en downtown, donde hay bastante para hacer como visitar el Arco, o Gateway Arch, que ubica en el Memorial Expansión Nacional de Jefferson, o la Antigua Corte. Un día en el parque no tiene que limitarse al juego y su resultado.

Desde el estadio sin techo se aprecian todos estos monumentos. El recinto es perfecto para disfrutar un juego, ya que es muy difícil tener un mal asiento. La mejor vista es desde el plato, pero cualquier ángulo es bueno, especialmente cuando cae el sol y el Arco se ilumina. Los boletos son a precios moderados y, contrario a la mayoría de los parques, la comida y bebida no pondrán en jaque pagar la renta. Es una atmósfera muy familiar y de plena devoción al equipo. El personal es amigable y los fans son cordiales, lo que se espera de los habitantes del Midwest.

20140425192106_0_o
Asientos en la cubierta superior por primera base ofrecen una vista limitada del Arco.

Un elemento nuevo en el área es St. Louis Ballpark Village, adyacente al estadio, que estrenó con el comienzo de la temporada 2014. Además de las tiendas con la más extensa colección de mercancía Cardenales posible, existe una gran variedad de barras y restaurantes. Algunos de los establecimientos reconocen la herencia cervecera de la ciudad como Budweiser Brew House y PBR St. Louis. El lugar cuenta con enormes pantallas para seguir los juegos y de seguro que más de uno dejará su asiento de estadio vacío si se pierde en la rumba que ahí se forma desde temprano.

Para un happy hour previo al juego acompañado de vistas espectaculares, dirígete a la barra terraza Three-Sixty, 360, del Hilton at the Ballpark. El lugar es de mayor sofisticación, pero la atracción principal es: el Busch Stadium.

Durante la temporada de béisbol profesional prácticamente obligatorio para mí visitar un estadio a las ciudades que visito, especialmente uno con historia. Aunque no sea fan del equipo, el fervor, la lealtad y el entusiasmo de los locales aporta a la experiencia.

photo(16)_0_o
El público sale satisfecho tras una victoria.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *