Play Ball!!! Entrenamiento primaveral en Florida

Florida disfruta del mejor estado del tiempo durante los meses de febrero y marzo. El sol brilla, las temperaturas son frescas y la humedad parece haber desaparecido. Y durante estos meses Florida es la anfitriona del entrenamiento primaveral de las Grandes Ligas de Béisbol.

dsc0183_0_o
El acogedor Estadio Roger Dean un día de juego.

La Liga de la Toronja, como se les conoce a los 15 equipos que entrenan aquí, típicamente comienza sus prácticas a mediados de febrero. Esta es la oportunidad de los jugadores novatos conseguirse un lugar en la alineación oficial y para los de más experiencia volver al ruedo.

Los fans pueden asistir a los juegos que comienzan a fines de febrero y por todo marzo hasta casi el comienzo de la temporada la primera semana de abril. Una de las grandes ventajas para los seguidores del béisbol es poder ver jugadores de gran calibre de manera más cercana por los tamaños reducidos de los estadios. Durante este entrenamiento muchos jugadores firman autógrafos previo al encuentro. Los más famosos no, ujum, ¡Yadier Molina!, pero nunca se sabe si un novato – los más dados a firmar – resultará siendo el MVP de la temporada.

dsc0193_0_o
El entrenamiento primaveral permite una mirada más de cerca a los jugadores y el juego.

dsc0198_0_o
Michael A. Taylor, de los Washington Nationals, firma autógrafos para los fans, entre las ventajas del entrenamiento primaveral.

dsc0209_0_o
Los Cardinals calientan antes de juego.

dsc0224_0_o
Los juegos son muy concurridos por fans que manejan largas distancias o toman el entrenamiento primaveral como excusa para una vacación en Florida.

Muchas personas vienen de otros puntos de la nación para ver a sus equipos favoritos y descongelarse, especialmente durante este crudo invierno. Es una gran vacación familiar y coincide con el spring break de muchos estudiantes. Pero los floridanos podemos disfrutar de la oportunidad de ver un juego de pelota de las Grandes Ligas sin gastar una millonada en traslados ni en el parque (aunque los hot dogs siguen costando $8). También es una excusa para conocer otros parajes de este estado.

Como fan de los Cardinales de St. Louis por matrimonio nos dirigimos a Jupiter, a hora y media de Miami. El Estadio Roger Dean comenzó a llenarse de fieles fanáticos horas antes del juego a juzgar por el estacionamiento 90 minutos previo al primer lanzamiento. El parque estaba repleto de fans de los red birds y, aunque con la misma devoción, la vibra es mucho más relajada que un juego de temporada regular, en un estadio regular.

Los fanáticos de la pelota que residen en Miami pueden hacer el trayecto de ida y vuelta. Pero este pueblito playero es bastante cool. Decidimos quedarnos una noche en el encantador Waterfront Inn y disfrutar del Faro y su museo. Por la noche el lugar para estar es Guanabanas, buena comida y música en vivo, o también puede dirigirse a The Square Grouper. Para algo más relajado el pub Specialty Beer Cellar. Esta visita me permitió descubrir Blondies, excelente para el desayuno. Pero si se precisa de atmósfera más playera, entonces es mejor dirigirse a The Lazy Loggerhead.

dsc0255_0_o
El Faro en la Ensenada de Jupiter.

dsc0233_0_o
La vista matutina desde Waterfront Inn.

dsc0245_0_o
La playa en Carlin Park.

dsc0250_0_o
Duke’s Lazy Loggerhead Café en Carlin Park.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *